El "Solitario George" ya está en Ecuador | Vistazo

El "Solitario George" ya está en Ecuador

Vida moderna

El "Solitario George" ya está en Ecuador

EFE Viernes, 17 de Febrero de 2017 - 15:54

Notas relacionadas

El Solitario George, una tortuga gigante fallecida en 2012, la última de su especie, y que fue sometida a un proceso de taxidermia en EE.UU., llegó hoy embalsamada a Ecuador, donde seguirá siendo un icono de la conservación en el archipiélago de Galápagos, declarado Patrimonio Natural de la Humanidad.
 
Tras ser hallada muerta, por causas naturales, en su corral el 24 de junio de 2012, la tortuga fue congelada a 50 grados bajo cero con un cuidado muy especial para que no se deterioraran sus tejidos.
 
"George" o "Jorge" fue llevado así en avión a Estados Unidos y tardó tres días en descongelarse, tras lo cual comenzó el proceso para embalsamarlo, según detalló en 2013 Washington Tapia, que entonces era titular del departamento de Investigación Aplicada del Parque Nacional Galápagos (PNG).
 
Según dijo entonces, el proceso de taxidermia del quelonio -a cargo del experto George Dante- lo financió el Museo Americano de Historia Natural, en tanto que la organización no gubernamental Galapagos Conservancy corrió con los gastos de transporte.
 
El "Solitario Jorge" fue el último ejemplar de la especie de la isla Pinta "chelonoidis abingdoni" y desde su hallazgo en 1971 fue cuidado por Fausto Llerena en el Centro de Reproducción y Crianza de la Dirección del PNG en la isla Santa Cruz.
 
Los naturalistas del Parque intentaron muchas veces que el quelonio tuviera descendencia, pero no lo lograron.
 
El director del PNG, Walter Bustos, comentó hoy a Efe que la tortuga, que llegó en una caja de 1,50 metros de alto por, 1,30 de ancho, completamente hermética y bajo un cuidado especial, se exhibirá en Galápagos en la sala "Símbolo de la esperanza".
 
"George, cuando estuvo vivo motivó siempre la posibilidad de recuperar su especie, (que) se extinguió con él, pero queda la esperanza de seguir salvando otras especies, otras tortugas", comentó Bustos quien espera hoy mismo la llegada de "George" a Galápagos.
 
Bustos recordó que el Solitario George estuvo en exhibición en un museo de Nueva York desde el 18 de septiembre de 2014 hasta el 5 de enero de 2015, y luego pasó al centro de apoyo de George Dante.
 
Ello mientras en las islas Galápagos, a unos mil kilómetros de las costas ecuatorianas, se adecuaba un lugar en el que el animal embalsamado pueda tener las mismas condiciones que tuvo en el museo de Historia Natural.
 
"Eso implicaba una edificación especial con equipos que no hay en el país, con definiciones técnicas que son únicas en el país, con materiales que no existen en el país, y todo el ejercicio de importación, de edificación, del trabajo, ha tomado un tiempo considerable", dijo.
 
Explicó que la sala "de la esperanza", a la que le llaman popularmente "la casa de George", tiene condiciones especiales de temperatura, luminosidad y humedad, como lo requiere "una pieza de museo".
 
Aparte de la "casa de George", ayer se inauguró una ruta elevada, hecha con madera inmunizada con piedra volcánica, que cruza por cuatro estaciones en las que se informa sobre evolución, las labores de conservación del Parque, especies invasoras y el cambio que requiere la sociedad frente a la naturaleza para su conservación.
 
En esas estaciones de la ruta, que recorre unos 400 metros, también se habla sobre el trabajo del científico Charles Darwin, quien desarrolló su teoría de la evolución de las especies en las famosas islas Galápagos, que deben su nombre a las tortugas gigantes que las habitan.
 
"Es una sola ruta que finalmente llega a la casa de George", indicó al comentar que en la sala y el sendero se invirtió algo más de un millón de dólares, la mayoría proveniente de fondos públicos y una parte por Galapagos Conservancy para acondicionar las salas interpretativas.
 
Prevén que el próximo 23 de febrero se inaugure la llamada casa de George, una tortuga que probablemente vivió más de cien años, aunque es una incógnita la edad exacta que tenía cuando murió.