Ronald Bautista, el candidato a alcalde en Estados Unidos | Vistazo

Ronald Bautista, el candidato a alcalde en Estados Unidos

País

Ronald Bautista, el candidato a alcalde en Estados Unidos

Audio

Ronald Bautista hoy tiene 30 años, lleva casi 20 viviendo en los Estados Unidos pero no fue hasta después de terminar la universidad que logró regularizar su situación migratoria en el país del norte. Ha trabajado para la comunidad latina desde su adolescencia con programas de servicio pero ahora apuesta a algo más grande, quiere convertirse en el próximo alcalde de Hoboken, ciudad del estado de Nueva Jersey que lo alojó desde sus primeros días en Norteamérica. 
 
Cuando a Ecuador lo afectó la crisis financiera a finales de los 90 y principios de 2000, la familia de Ronald se vio perjudicada y decidieron buscar un mejor destino en Estados Unidos.
 
Ronald y su madre viajaron primero porque tenían visa por seis meses. Se alojaron en la casa de unos tíos en Hoboken, con la idea de buscar después un lugar en otra ciudad pero vieron que ahí tendrían oportunidades y decidieron instalarse. Dos años más tarde viajó el papá de Ronald, pero su hermano tuvo por unos años destino en Venezuela –país de donde era su esposa– hasta que regresó a Ecuador. 
 
Ronald era adolescente en edad escolar pero sin residencia norteamericana, pero de todas maneras pudo estudiar en la escuela pública de Hoboken. “Me pedían el número de seguro social, yo me hacía el loco. Un día me dieron uno provisional y no me preguntaron nada. Cuando iba a ir a la universidad me decían que tendría que pagar el triple de lo que paga un local. Pero me quedé callado y cuando recibí el monto era el mismo que cualquiera que vive acá. Muchas cosas es probar y ver qué pasa. Pero si no hubiese intentado aplicar a la universidad, no me hubiese dado cuenta de que podía pagarla”, cuenta el candidato a alcalde. 
 
La universidad fue una etapa dura. El papá de Ronald se enfermó de esclerosis lateral amiotró ca y él tuvo que reemplazarlo en las tareas de limpieza que hacía junto a su mamá. Aunque los padres de Ronald eran profesionales, él era ingeniero comercial y ella profesora de inglés, ambos encontraron trabajo en limpieza desde que llegaron a Estados Unidos. Además de limpiar casas de nueve a 18 horas, Ronald asistía a la universidad y era director ejecutivo de la Organización Juventud Ecuatoriana (como voluntario). 
 
Luego se recibió de Marketing en Negocios Internacionales y de Técnico en Contabilidad. También, durante un año estuvo en la televisión local en Univisión Nueva York con un segmento semanal donde daba herramientas para los problemas diarios de los latinos en Estados Unidos, por ejemplo, cómo registrarse para votar. También trabajó cinco años en una agencia de marketing digital donde realizó proyectos donde contactaba a la comunidad latina con las instituciones, por ejemplo Hispanic Federation. 
 
¿Cómo entró a la política?
Cuando llegué a los Estados Unidos a los 12 años, fue por razones políticas porque la migración fue causada por malas decisiones políticas que afectaron la economía, no solo la mía sino la de millones de ecuatorianos. Siempre tuve esa mentalidad de que con los problemas de la vida, o te quedas frustrado o eres parte de la solución.  
Yo dije, quiero ser parte de las personas que cambien ese estilo de hacer política y que verdaderamente hagan cosas buenas para la comunidad. Empecé mi preparación temprano en trabajo comunitario. Más allá de las maquinarias políticas uno puede hacerlo desde las bases. Los últimos cuatro años estuve trabajando para poder lanzarme el 7 de noviembre así que fue una planificación de largo plazo.
 
¿Ya empezó con la campaña?
Como tenemos seis meses, el proceso empieza con la recolección de firmas para poder estar en la papeleta. La fecha límite es el 5 de septiembre para entregarlas. Yo me estoy preparando para entregarlas el 15 de agosto. Necesitamos el uno por ciento del padrón electoral. Hoboken es una ciudad de 52 mil personas, hay 36 mil registrados para votar, entonces el uno por ciento del padrón electoral serían 360 firmas. 
 
 
¿Ha regresado a Ecuador?
En cuanto me salieron los papeles regresé. Fui a visitar a mi familia, eso fue hace seis años. Estoy yendo prácticamente una vez al año.
 
¿Qué fue lo más difícil de vivir como indocumentado?
Lo resumo con algo que comentaba con un amigo mío que se llama Mauricio Noroña, él es abogado de Migración y es ecuatoriano en Nueva York.  Un día antes de sacar la ciudadanía norteamericana, estaba reunido con él, sonó el teléfono y vi que decía inmigración y a mí se me erizaron los pelos.  Le dije: “¡Qué cosa que yo tengo ya la residencia y todavía tengo la paranoia cuando veo el nombre!”. Él me decía que sería interesante ver un estudio sobre el impacto emocional en las personas de vivir tan- to tiempo con miedo a ser deportados. 
No es que te dan un boleto de avión y te regresas sino que estás prácticamente preso hasta que te toca el turno de regresar. Ese miedo fue lo más difícil. También el no poder decirle a la gente, el no poder tener las mismas oportunidades y hasta dejarse llevar de las leyendas urbanas de la migración. Te dicen que no hagas nada que no sea ciertos trabajos específicos, cuando hay gente que sí ha podido comprar negocios, casas, ha tenido licencia de conducir y ha podido salir adelante en sus profesiones. Ese aprendizaje fue lo más difícil.
 
¿Cuál es el espíritu de la comunidad latina con la llegada del presidente Donald Trump?
Yo soy parte de un grupo local junto con la ciudad aledaña, que genera cierta resistencia al régimen de Trump. El yerno tiene propiedades en Jersey City y ellos querían que no les cobren impuestos a la propiedad por 30 años. Nosotros nos organizamos y les dijimos que no, que si ataca a las comunidades diversas, por qué deberían ellos aprovecharse de las comunidades diversas que existen acá. Hicimos una protesta y presión en el Concejo Municipal del municipio aledaño de Jersey City y recientemente negaron esa propuesta y se echó para atrás ciertos pasos de inversión que quería hacer la administración Trump a nivel local. 
 
¿Planea seguir creciendo en la política?
Sí. Pienso seguir creciendo en el tema político a nivel local en Nueva Jersey y siempre empezando por el principio, valga la redundancia. Hay que empujarse en el cargo actual y luego se verá. Mi objetivo es enfocarme en la Alcaldía ahora por el impacto que puede tener.