Moon Jae-In gana las elecciones presidenciales en Corea del Sur | Vistazo

Moon Jae-In gana las elecciones presidenciales en Corea del Sur

Mundo

Moon Jae-In gana las elecciones presidenciales en Corea del Sur

AFP Martes, 09 de Mayo de 2017 - 11:02
Moon Jae-In, un veterano de la lucha por los derechos humanos favorable a un acercamiento con Corea del Norte, ganó este martes ampliamente las elecciones presidenciales en Corea del Sur.
 
Moon, gran favorito en los sondeos y candidato del Partido Democrático, de centroizquierda, obtuvo 41,4% de los votos, según una encuesta de tres cadenas de televisión.
 
El conservador Hong Joon-Pyo quedó muy por detrás, con 23,3 % de los votos, seguido del centrista Ahn Cheol-Soo (21,8%).
 
El resultado fue "una gran victoria de un gran pueblo" que quiere crear "un país justo (...) donde las normas y el sentido común prevalezcan", dijo Moon al saludar a sus simpatizantes en la plaza Gwanghwamun de Seúl, donde una multitud de personas se reunió durante meses, a la luz de las velas, para exigir la dimisión de Park. 
 
Tras este escándalo de corrupción, Moon prometió que será "el presidente de todos los surcoreanos". 
 
Las elecciones se llevaron a cabo en un clima político marcado por el escándalo de corrupción que terminó con la destitución de la presidenta Park Geun-Hye y por las tensiones con Pyongyang.
 
Pocas  horas antes del cierre de las urnas, la participación era del 63,7%, frente al 59,3% de hace cinco años a la misma hora, un aumento significativo, esperado tras las masivas movilizaciones en las que millones de personas pidieron la salida de Park.
 
En el epicentro de la crisis está la relación de la destituida presidenta con Choi Soon-sil, una confidente que se hizo conocida como "Rasputina" por las acusaciones de haberse aprovechado de sus relaciones para sacar decenas de millones de dólares a las grandes corporaciones surcoreanas.
 
Este megaescándalo de corrupción, que sacudió incluso a Samsung, catalizó muchas frustraciones de la población con respecto a las desigualdades, la economía y el empleo. 
 
La crisis obligó a todos los candidatos a prometer reformas para una mayor integridad.