Los retos de Macron | Vistazo

Los retos de Macron

Opinión, Gabriel Rovayo

Gabriel Rovayo

Los retos de Macron

Viernes, 16 de Junio de 2017 - 13:17
Emmanuel Macron, el joven presidente francés, con poca experiencia política, pero dueño de un gran carisma y gran dominio de la escena mediática, parece destinado a cumplir con varios retos que pondrían a Francia en un nivel económicamente competitivo respecto al resto de la Unión Europea. 
 
De estos, los más importantes y urgentes son los de reactivar el avance del PIB y del empleo, reducir la deuda y restaurar la competitividad global del país. Macron no ganó 
en Francia por su cara bonita y su buen verbo. Sino porque ha dado muestras de estar abierto a la modernidad en temas económicos y hará lo posible por estrechar las brechas que separan a los ricos de los pobres. 
 
Pero para que las cosas no solo queden en palabras, Emmanuel Macron debe enfrentarse a un reto sobrehumano: detener el declive secular económico de Francia y encaminarla al progreso y la modernidad, compartiendo su soberanía dentro de Europa, algo que hace tiempo no ocurre. Actualmente la economía francesa está enferma. Su crecimiento económico ha estado en la última década por debajo del promedio europeo y las repercusiones se sienten, sobre todo en la dificultad de crear fuentes de empleo, un retraso en lo tecnológico y un comportamiento por demás burocrático entre quienes manejan las finanzas de la nación. 
 
En la década anterior a la crisis, Francia creció dos décimas por debajo del crecimiento de la eurozona. En la salida de la crisis languidece con un débil crecimiento del 1,1% en 2016. Insuficiente para rebajar la tasa de paro del 10%, un desempleo juvenil del 23,7% y un paro de larga duración de los más altos de la eurozona.
 
Reducir el alto endeudamiento público y privado es un trabajo de hormiga al que deberá enfrentar el nuevo gobierno francés, si quiere cumplir su ofrecimiento de restaurar la declinante productividad y competitividad global de su rígida economía.
 
Con el turismo debilitado debido a que el país ha sido blanco del terrorismo, lo que Francia espera es no solo que se cumpla la promesa de apertura de este recién estrenado Presidente, sino que sea capaz de ser creativo y emprendedor. Algo que a los franceses, hablando institucionalmente y como país, han dejado de lado por décadas.