Mario Arvizú, el mexicano que interpreta "las mil y una voces" | Vistazo

Mario Arvizú, el mexicano que interpreta "las mil y una voces"

Gente

Mario Arvizú, el mexicano que interpreta "las mil y una voces"

Redacción Vistazo Lunes, 10 de Julio de 2017 - 16:05
Nunca había visitado Ecuador, pero el mexicano Mario Arvizú se quedó fascinado por la calidez y belleza de Quito. Mario vino a participar del Fan Fest Quito que se realizó a principios de junio y Vistazo pudo conversar con él sobre su trabajo en doblaje. Sus personajes más famosos son Skipper (el pingüino de “Madagascar”) y el protagonista de “Un jefe en pañales”. Pero también ha doblado a Superman (“Superman regresa”), Haindall (“Thor”), Dr. Doom (“Los 4 fantásticos”), Rey Rex (“300”) y el Oso (“La brújula dorada”).
 
Su voz es grave pero cada personaje tiene una característica diferente. “Cuando estudias actuación te hablan del trabajo corporal. Pero cuando llegas al doblaje, te metes a una cabina y el ingeniero te dice ‘no te muevas, se mete el ruido de la ropa’. Entonces, aprendes a actuar con el puño con ciertos apoyos y tu cara para que no se metan ruidos”, asegura.
 
No tiene mucho tiempo para componer un personaje, ya que no tiene acceso al guion con anticipación. Es el director de doblaje quien le cuenta la historia. Dice que esta dinámica es así en parte para que no se filtren las historias previo al estreno de la película y también para ajustarse al presupuesto del tiempo de doblaje. “Es parte de tu trabajo construir rápido, marcar las intenciones correctas para que todo fluya como debe ser”, afirma.
 
Cuando dobla a actores, ¿influye la voz original del artista?
 
Sí. Pasa algo interesante porque en la animación hay muchas licencias, porque habla un pingüino, un bebé y tienes más rango para hacer cosas disparatadas. Sin embargo, cuando estás doblando para un live action, es decir a un actor real, su rango es más corto. Si el doblaje es para cine la boca mide tres metros, tienes que ser mucho más preciso en la sincronía.
 
¿Es incómodo doblar escenas de sexo o de acción?
 
Grabamos solos. Hace muchos años el tipo de tecnología que se usaba solo estaba el carrete de 35 milímetros y había solo un track de audio. Si en la escena había tres o cuatro personajes, todos los actores tenían que doblar a la vez. Eso implicaba que podías echar a perder la escena de todos. Ahora, todos grabamos independientemente. Y las escenas de sexo, realmente los besos estamos besando la mano.
 
¿Le ha servido hacer voces para algo en la vida cotidiana?
 
Me ha traído una de las experiencias más lindas que he tenido. En la escuela de mis hijos eventualmente invitan a un papá a que platique de su oficio. Cuando yo fui, les llevé un poco de material con escenas de películas que he doblado y les platiqué de mi trabajo. Los niños estaban fascinados. Después los mensajes de las maestras, diciéndome cosas tan lindas. Cuando mi hijo llegó no le paraba el pico de hablar de la charla. Yo me siento tan orgulloso y me toca el corazón que me admiren otras personas, y que me admiren mis hijos.
 
¿Sus hijos son fans de las películas que dobla?
 
Los grandes presupuestos están en la locución comercial y te pagan muy bien, pero sabes que esas producciones tienen temporalidad. En doblaje no hay tanto presupuesto pero sí un legado. Hoy puedes ver en televisión el trabajo que hizo uno de mis compañeros en alguna película que ni siquiera la dobló hace 25 años, que él murió hace 25 años. Pero su trabajo sigue ahí y sigue vivo. Dios quiera que yo muera dentro de muchos años pero será un orgullo cuando mis nietos digan “mira el abuelo”.