Cuide sus estructuras de las termitas | Vistazo

Cuide sus estructuras de las termitas

Enfoque

Cuide sus estructuras de las termitas

Redacción Vistazo Jueves, 03 de Agosto de 2017 - 12:26
En 2004 el Palacio de López, sede de la Presidencia de Paraguay, se enfrentó a un diminuto pero letal enemigo: las termitas. Estos xilófagos no solo carcomieron la mitad de la histórica edificación, sino también amenazaron sus entresuelos y techos originales; en nuestro país, el casco colonial de Quito tampoco libró de estos ataques, por lo que estructuras patrimoniales como la Iglesia de la Compañía también llegaron a afectarse.
 
 Las termitas son responsables de cuantiosos perjuicios ya que se alimentan de las celulosas contenidas en la madera y sus derivados como columnas, pisos, cielos rasos, muebles, marcos y puertas, daños que en su mayoría no están cubiertos por pólizas de seguros.
 
Jaime Cevallos, gerente general de Ecuabiogen, explica que los bosques y manglares suelen ser la fuente principal de alimento de esta plaga, pero que actualmente debido al desarrollo de las urbanizaciones se ha eliminado su habitad natural, razón por la que ingresan a las casas construidas. 
 
Con él coincide Luis Ramos, director comercial de Ecuafumi, quien asegura que en las nuevas zonas de desarrollo urbanístico de vía a la Costa en Guayaquil, Daule y Salitre existe un brote de estos insectos debido a que las construcciones se ha extendido a áreas en las que había árboles, arrozales o manglar.
 
“Se tumbaron los árboles y el termitero que estaba en ellos cayó al piso y ahora están subterráneamente, y como no se fumigó antes de construir las termitas están empezando a explorar”, afirma.
 
Contrariamente a lo que se cree esta plaga no come cemento pero sí pasa a través de éste en busca de alimento. Las infestaciones de termitas a menudo no son detectadas hasta que los daños empiezan a verse; los más claros suelen ser caminos de color café en paredes, techos, pisos o vigas, acumulación de tierra debajo de la madera, madera hueca y olor a humedad.
 
 
Métodos de eliminación
A diferencia de otras plagas estos xilófagos son muy difíciles de exterminar de forma casera, los aerosoles y otros productos matan las termitas de la superficie, pero no las que están en el subterráneo. Lo más recomendable en estos casos es contratar exterminadores profesionales.
 
Una compañía que se especializa en controlar estos insectos es Ecuafumi. Para tratamientos post construcción realizan perforaciones alrededor de la edificación, las mismas que servirán de vía para la aplicación de químicos que combatan a la colonia subterránea; otro método que se realiza en estos casos es la aspersión en los interiores y exteriores afectados.
 
Para etapas de preconstrucción aplican termiticidas en los terrenos donde se erguirán las edificaciones, o si se lo prefiere se instalan tuberías de irrigación de productos termicidas; el trabajo se hace antes de colocar el cemento y fundir el piso, con este sistema se evitan las perforaciones de la casa.
 
Este método también lo ofrece Ecuabiogen, la compañía se inició en el mercado hace 17 años justamente con estos tratamientos de pre construcción. Adicional a este servicio ofrece trabajo correctivo a las estructuras afectadas, el cual consiste en la aplicación de un termicida de última generación en todo componente de celulosa, para de esta manera contaminar las guías de las colonias que están atacando la casa.
 
“Luego de 15 días se realiza un tratamiento preventivo en el perímetro exterior. Bajo ningún concepto se realizan perforaciones en el interior de la vivienda”, resalta Cevallos.     
 
Otra empresa que también erradica esta plaga es Memphis, la misma evalúa la construcción y levanta un mapa de daños presentes y piezas vulnerables a futuro, para con esta información aplicar los métodos respectivos. En el primer caso perforan, inyectan y pulverizan las piezas afectadas; y en el segundo solo inyectan producto y pulverizan
 
Geny Mendoza, gerente comercial de Memphis, recomienda realizar tratamientos preventivos para evitar reaparición de la plaga y para extender la durabilidad de la madera. Además de sustituir las piezas de madera que han sido afectadas.