El amor millennial en cuatro series de Netflix | Vistazo

El amor millennial en cuatro series de Netflix

Cultura

El amor millennial en cuatro series de Netflix

Chico conoce a chica y chico se lanza a la conquista. Salida al cine, cena, un beso, una relación. La premisa romántica más básica posible era hasta hace poco el fundamento de series que tuvieron grandes momentos en la televisión, como “Mad About You”, “Dawson’s Creek”, “Felicity” y otras. Pero hoy los retratos son distintos, porque esta generación, —la llamada Millennial, que agrupa a los nacidos entre 1981 y 1995— no teme demostrarlo si está devastada. Son los abanderados de la infelicidad y el desastre. 
 
Relaciones casuales, existencialismos, adicciones, depresión y dependencias emocionales. De eso van algunas de estas series contemporáneas que desnudan a estos “seres líquidos”, como los llama el sociólogo Zigmund Bauman a quienes huyen de las formalidades y tradiciones del romance. Y la trinchera del amor millennial está en Netflix.
 
El estudio “Millennials en Latinoamérica” (2016) encuestó a jóvenes de la región sobre su consumos online. Netflix lidera preferencias: un 47 por ciento dijo haber visto un video la última semana. Una popularidad impulsa a los creativos a dirigir su producción hacia este grupo que vive con el corazón roto.
 
Love
 
 
Gus y Mickey se conocen en un minimarket. Mickey había olvidado su billetera. Gus se ofrece a pagar por su café. La relación de este par de treintañeros parte de la torpeza y se matiza con interacciones incómodas, bastante alejadas del romance tradicional. Él —de formas extrañas— es un galán que anhela entregar el corazón y ella es una productora radial con adicción a las relaciones y una personalidad autodestructiva. Suena a drama, pero es comedia. O lo intenta. Es difícil no vernos de alguna torcida manera reflejados en Mickey: seres inseguros, presos de nuestra propia cabeza en la búsqueda de algo que nos dé sentido.
 
Sin grandes momentos conmovedores, pero con un soundtrack de lujo, “Love”, además de poner en evidencia las carencias emocionales de una generación, nos sirve de ventana para asomarnos a la realidad de las relaciones actuales.
 
Master of None
 
 
"Master of None” es la historia de Dev Shah, un actor indio de 30 años que busca lugar en la competitiva escena de Nueva York. No puede lidiar con cierto equipaje de su pasado: de niño actuó en un comercial de yogur y nunca más volvió a alcanzar esa misma fama.
Esta es la semilla de todos sus autocuestionamientos.
 
Pero esta “dramedy” no se queda aquí. Dev, junto a su “novia” y sus amigos, explora también el romance, la diversidad sexual, el tema racial, la migración, los lazos familiares, el matrimonio y la ausencia de hijos, tan popular en las relaciones modernas. Con esta serie entendemos que la pregunta “¿qué voy a hacer con mi vida romántica?”, presente a los 20, vuelve recargada a los 30, y con más argumento para ponernos contra las cuerdas de la vida.
 
Lovesick
 
 
Dylan tiene clamidia y por recomendación médica, contacta a sus exparejas para contarles. Su enfermedad venérea conduce a la serie a través de sus relaciones casuales, de sexo sin compromiso, pero también a su búsqueda del amor y a todas las inseguridades alrededor
de estos temas. Entre un recuerdo y otro, entre todas las reflexiones sobre cada tipo de relación que el flashback de Dylan conlleva, aparece Evie, su mejor amiga, por quien tiene sentimientos que van más allá. 
 
Por medio de sus personajes, “Lovesick” muestra perfiles comunes que hallamos en las relaciones contemporáneas: Dylan es el romántico sin remedio, Evie es la chica cerebral, que sabe lo que quiere y Luke —los tres viven juntos en un departamento— desea a todas, no ama a nadie, pero en el fondo solo tiene miedo de sentir. “Lovesick” condensa la modernidad romántica.
 
Please like me
 
 
Claire termina con Josh porque sospecha que es gay y se lo dice. Josh no tarda en experimentar su primera relación homosexual con un compañero de trabajo de su mejor amigo. Más allá de su paulatina “salida del clóset” ante sus amistades y luego, ante su familia, Josh no está muy seguro de lo que quiere en el amor. Deja a su novio por ser "demasiado dulce”. Encima, debe mudarse de vuelta a la casa de su madre enferma de depresión, atender los dramas emocionales de su padre, y lidiar con la muerte de un familiar cercano.
 
Aunque podría parecer que trata únicamente sobre la temática gay, es más que eso. Esta serie de autor tiene varias aristas además de la diversidad: las relaciones familiares, los embarazos no deseados, y esa búsqueda constante de nuestro lugar en el mundo.